Rinitis alérgica

Índice

1- Qué es la rinitis alérgica?

2- Pronóstico de la enfermedad

3- Síntomas de la rinitis alérgica

4- ¿Cuáles son las causas de la rinitis alérgica?

5- ¿Se puede prevenir?

6- Tratamientos para la rinitis alérgica

7- ¿Qué especialista lo trata?

 

 

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica se caracteriza por la presencia del conjunto de síntomas típicos de un resfriado: estornudos, picor en la nariz, sensación de nariz tapada o congestión nasal, mucosidad, falta de olfato y conjuntivitis. Este tipo de síntomas suelen aparecer cuando se inhala alguna sustancia de la que la persona es alérgica, como por ejemplo el polen o el polvo.

 

Pronóstico de la enfermedad

La rinitis alérgica es una patología que puede ser tratada para aliviar todos los síntomas que produce. Aquellas rinitis más graves también pueden ser tratadas mediante las vacunas para alergias.

Cabe destacar, que hay veces que la alergia puede remitir, como en el caso de los infantes, que pueden superarla a medida que su sistema inmunitario se va haciendo cada vez más fuerte.

 

Síntomas de la rinitis alérgica

Los síntomas más frecuentes cuando aparece la rinitis alérgica son: tos seca, ahogo, ruidos en el pecho, picazón, problemas en el olfato, ojos llorosos, estornudos, dolor de garganta, etc. Cuando la rinitis se empieza a desarrollar a lo largo del tiempo pueden aparecer otro tipo de síntomas como la congestión nasal permanente, la tos, los oídos tapados o la disminución del olfato, la fatiga, el dolor de cabeza o el asma, entre otros.

Existe la posibilidad de que la rinitis alérgica se manifieste de forma esporádica, producida por los cambios estacionales (la alergia al polen, por ejemplo), es decir, que sea recurrente pero con una gran diferencia de intensidad en los síntomas durante las estaciones que más afectan a las alergias, como es la primavera.

 

La rinitis alérgica se caracteriza por la presencia de los síntomas típicos de un resfriado

 

¿Cuáles son las causas de la rinitis alérgica?

La causa más frecuente de la rinitis alérgica es la alergia a alguna sustancia, como los ácaros del polvo, el polen o los pelos de algunas mascotas, por lo que es conveniente realizar pruebas cutáneas de diagnóstico (introduciendo gotas del alérgeno al que se puede ser sensible sobre la piel y comprobando la reacción) y análisis de sangre.

Cuando un paciente inhala un alérgeno, como puede ser el polen o el polvo, el cuerpo se encarga de liberar unos químicos que son los que causan todos los síntomas que van apareciendo. Son este tipo de alérgenos los que desencadenan en una alergia.

En ocasiones, las alergias pueden tener un carácter hereditario, si ambos progenitores sufren también de algún tipo de alergia.

 

¿Se puede prevenir?

Se puede evitar la rinitis alérgica eludiendo los factores a los que se es alérgico. En el caso del polen, por ejemplo, se recomienda permanecer en espacios interiores (preferiblemente con aire acondicionado), dormir con las ventanas cerradas y conducir con las ventanillas subidas.

 

Tratamientos para la rinitis alérgica

Si el resultado demuestra que existe una alergia, el tratamiento de la rinitis alérgica se basará en evitar el contacto con aquello que produce la alergia y, dependiendo del caso, la administración de medicamentos adecuados según el tipo y la gravedad de los síntomas.

Cuando la rinitis alérgica es leve también suele ir bien realizar lavados nasales para ayudar a sacar el moco de la nariz.

En cuanto a los tratamientos médicos aplicados por un especialista pueden ser:

  • Antihistamínicos: para tratar aquellos síntomas que son poco frecuentes y duran poco tiempo. Algunos suelen causar somnolencias.
  • Corticoesteroides.
  • Descongestionantes.
  • Vacunas antialérgicas: inyecciones periódicas para tratar la alergia para que no se desarrollen síntomas más graves.
  • Inmunoterapia sublingual: consiste en la aplicación de un medicamento debajo de la lengua.

 

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata la rinitis alérgica es el Otorrinolaringólogo.